Blog Post

¿Que tipo de atleta eres?

[shareaholic app=”share_buttons” id=”14176794″]

En la actualidad existen muchos tipos de atletas en nuestra comunidad, los cuales todos tienen diferentes características muy peculiares entre sí, las cuales se respetan, identificarte con alguno de los siguientes tipos:

Tipo 1. El atleta que gana, seguirá ganando y se divierte: nos encontramos con un caso extraordinario de confluencia entre talento y motivación. Una estrella del deporte que logra un desarrollo físico y psicológico adecuado y, además, mantiene o incrementa su gusto por la actividad deportiva, especialmente por la competición.

Tipo 2. El atleta que gana, seguirá ganando pero no se divierte: en este caso se trata de un atleta talentoso que logra desarrollarse a un nivel óptimo. Sin embargo, lo hace conscientemente, como una profesión, desde muy pequeño. Este atleta no tiene ni una infancia ni una adolescencia psicológicamente saludables porque “está trabajando” cuando debería “estar divirtiéndose”. Estos atletas se queman muy rápido y, de llegar a la élite, su carrera suele ser corta y, como no han tenido una fase de maduración personal adecuada, suelen ser adultos inmaduros difíciles de tratar y de adaptarse al mundo fuera del deporte.

Tipo 3. El atleta que gana, pero no seguirá ganando, pero se divierte: es el atleta que tiene un rendimiento excelente muy temprano, generalmente porque su desarrollo físico se ha adelantado al de sus rivales y/o su volumen y nivel técnico de su entrenamiento es superior a su edad. Este atleta se llegará a estancar antes de llegar a la élite, atletas que antes no eran rivales empiezan a superarle claramente. Si al atleta le encanta su deporte, a pesar de dejar de ganar, debe de ajustar sus expectativas a la realidad de sus cualidades físicas y, simplemente, disfrutar del hecho de competir.

Tipo 4. El atleta que gana, pero no seguirá ganando, y no se divierte: este atleta suele abandonar la práctica deportiva en la adolescencia. El problema fue: ¿Por qué comenzó a entrenar? Preguntémosle a sus padres.

Tipo 5. El atleta que no gana, pero ganará, y se divierte: este atleta posee cualidades latentes que un entrenador experto es capaz de detectar aunque no se manifiesten a una temprana edad. Está muy motivado y, además, valora el hecho de entrenar y de competir como un continuo reto que le satisface. Este atleta posee lo más importante para llegar (no digamos ya para triunfar) a competir en un futuro: la motivación intrínseca.

Tipo 6. El atleta que no gana, pero ganará, y no se divierte: este caso sucede cuando un atleta reúne unas cualidades físicas latentes (altura, potencia,fuerza,agilidad,gesto técnico natural, etc) que cuando se desarrollen completamente le llevarán a destacar por encima de los demás. Sin embargo si no se divierte en sus comienzos esta transición puede ser demasiado pesada y estos atletas suelen desistir.

Tipo 7. El atleta no gana, ni ganará, y se divierte: este atleta hace deporte por puro placer. Generalmente nos encontramos con tres tipos de atleta tipo 7:

7.1.  Aquel que no gana ni ganará pero se divierte entrenando pero no compitiendo: suele ser porque sus compañeros son sus amigos.

7.2. Aquel que no gana ni ganará pero se divierte compitiendo pero no entrenando: es un atleta ambicioso que debe aprovechar esa energía en deportes o actividades en que sus cualidades puedan encontrar mejor ajuste.

7.3. Aquel que no gana ni ganará pero se divierte entrenando y competiendo por igual: es un atleta apasionado por ese deporte que puede enfocar su pasión hacia áreas más receptivas a su pasión y llegar a ser un experto: un entrenador, un árbitro, un periodista deportivo, un representante, un fisioterapeuta, un psicólogo deportivo, etc.

Tipo 8. El atleta que no gana, ni ganará, ni se divierte: este atleta se ha equivocado de deporte. Es muy importante que si un atleta se aburre con un deporte tengamos claro que se debe a ese deporte en concreto; si el atleta se aburre o no le gusta un deporte tendría que cambiar a otro, siempre y cuando no se trate de tener miedo a competir, en este caso se debe entrenar psicológicamente el afrontamiento de la competición de lo contrario seguirá ocurriendo lo mismo (y no sólo en el deporte, rehuirá la competición en los demás aspectos de la vida).

Referencia:

www.deportedecabeza.com

[shareaholic app=”share_buttons” id=”14176794″]

Comentarios

Deja un comentario